Habrían detenido a su asesino

Se esclarece la muerte de la empresaria rojense Stella Franquet

La muerte de esta ex convecina se había producido el 22 de enero pasado en la localidad de Ostende, donde vivía y administraba un complejo turístico.

Los medios nacionales están reflejando por estas horas el desenlace de lo acontecido con la detención de quién resultaría el autor material de su muerte.

“Cayó sujeto que asesinó a palazos a empresaria turística.”

El 22 de enero último, Karen Denis Villarino encontró a su madre Stella Maris Franquet, de 59 años, sin vida en el interior del departamento que habitaba en las calles Rawson y Calcuta, de la localidad costera de Ostende. En la escena no había signos de violencia y no se hallaron faltantes, por lo que a priori se descartó de plano un asesinato.

No obstante, se inició una investigación caratulada “averiguación de causales de muerte” sobre la víctima, quien era dueña de un complejo de habitaciones conocido en el lugar como Portal Tomeg.

El expediente comenzó a sumar elementos de interés que no concordaban con un suicidio, uno de ellos fue el examen de autopsia. El estudio reveló que Franquet murió por “un paro cardíaco causado por un shock hipovolémico y un traumatismo de cráneo”.

Posteriormente, el 19 de febrero, agentes de la SubDDI de Villa Gesell hicieron un rastrillaje en el complejo Tomeg y encontraron un palo con manchas hemáticas, el resultado en el laboratorio dio cuenta que la sangre se correspondían con el ADN de la víctima.

En tanto, el 24 de ese mismo mes se hicieron cuatro allanamientos, uno de ellos en la vivienda de un empleado de Franquet de nombre Franco Roberto Quiroga. En esa casa hallaron prendas de vestir con manchas de sangre de la mujer. Con estos elementos la Justicia recaratuló el caso como “homicidio agravado”.

En las últimas horas funcionarios judiciales ordenaron la detención de Quiroga que se hizo efectiva en la vía pública luego de que los agentes lo interceptaron en el mismo cruce de las calles Rawson y Calcuta. Le incautaron el teléfono celular, 201 dólares y 1.120 pesos, al tiempo que de su casa se llevaron la suma total de 30.020 pesos y dos celulares.

Ahora Quiroga será indagado en sede judicial y enfrenta graves cargos. Mientras tanto, los investigadores evalúan peritar el celular del acusado en busca de más indicios que sirvan para reforzar la acusación.

Lectores: 2121

Comentarios