Rojas Ciudad Rojas Ciudad
Ciudad de Rojas, Provincia de Buenos Aires, República Argentina.
15026 lectores
Última actualización: 16:33
Facebook Twitter RSS
Una producción de Rojas Ciudad

Las Alegres Comadres de Rojas: El concejal con muchas aspiraciones y la rubia tarada

Claudia y Cristina, dos vecinas de Rojas que además son comadres, ya que ambas son madrinas de los hijos de la otra, son dos chismosas que se cuentan a diario todo tipo de cosas, mientras barren la vereda, hablan de todos los dimes y diretes que ocurren cotidianamente en nuestra sociedad.
Las Alegres Comadres de Rojas. (Dibujo: Rojas Ciudad)

Claudia y Cristina, dos vecinas de Rojas que además son comadres, ya que ambas son madrinas de los hijos de la otra, son dos chismosas que se cuentan a diario todo tipo de cosas, mientras barren la vereda, hablan de todos los dimes y diretes que ocurren cotidianamente en nuestra sociedad.

-Buen día, doña Claudia, el clima está loco, un día calor, un día frío, un día lluvia, una ya no sabe qué ropa ponerse…

- Buen día, ña Cristina, por más que haga frío o calor, algunos viven todo el año calientes.

- Ya sé por quién lo dice, Claudia. Seguramente usted habla del concejal que tiene “muchas aspiraciones”, que se encuentra a comer shushi en un conocido pub de rojas con una ex edil arquitecta conocida como “la rubia tarada”, de su propio centenario partido.

- Así es, Cristina. Calladito calladito el Leonardo Di Caprio de Rojas come con ella con vista almar, y todo Rojas sabe que son amantes hace más de diez años, más allá de que el muchacho sin tabique nasal de tanto aspirar y la rubia constructora están en pareja con sus respectivos cónyuges, a los que hacen cornudos hace añares.

- Ay, Claudia, me hace poner colorada como testículo de ciclista. Seguro que el concejal es uno que se va en bicicleta para el lado de Carabelas para combatir el vicio sustancioso y estar en forma, y que hace 30 años que lucra y vive de la política.

- Claro, Cristina, es el mismo que hace lobby para Cablevisión y está todo el tiempo tirando artillería pasada contra la Clyfer a cambio de unos buenos morlacos. Al muchacho la gusta la guita como a mí los chacinados de una conocida marca rojense.

- Y además, ña Claudia, está desesperado por ser intendente, y con ese fin entorpece la gestión del mandamás, que no lo quiere ver ni en figuritas.

-Bueno, Cristina, me voy a acostar a descansar un rato a leer un librito de Corín Tellado. Usted lee, vosotros leeis, y yo Leo, hasta luego.

-Hasta luego, compadre Claudia…

Comente esta nota

CV rock
Ponte Guapo